Una sociedad justa, igualitaria y solidaria se construye trabajando por la inclusión social y en defensa de los derechos ciudadanos de todas y todos.

Por ello, en nuestra labor de intervención social, fomentamos la autonomía y promoción personal de quienes se encuentran en desventaja social, favoreciendo su participación en la comunidad y el pleno ejercicio de sus derechos como ciudadanas y ciudadanos.